martes, 1 de junio de 2010

Primer humano infectado con un virus informático


Los humanos podrían ser vulnerables a los ataques cibernéticos, especialmente aquellas personas que portan implantes cocleares, marcapasos y otros dispositivos electrónicos, sugiere una investigación


Mark Gasson, profesor de ingeniería en la Universidad de Reading, Inglaterra, implantó en su cuerpo un chip electrónico hace poco más de un año, sin saber que el dispositivo estaba infectado con un virus. Ahora, el académico se declara el primer ser humano contagiado de un mal cibernético. Así lo informa el diario británico Telegraph en su portal de internet.


El académico, adscrito al Grupo de Investigación de Inteligencia Cibernética, ha documentado los errores que algunos aparatos electrónicos cometen cuando él se les acerca. Al parecer, su presencia es capaz de transmitir a otros dispositivos el virus informático que posee el chip que hay dentro de su cuerpo. Esto lo reporta el periódico electrónico español Abc.es


A juicio de Gasson, su experiencia descubre las posibilidades que hay para que los humanos portadores de aparatos electrónicos, como implantes cocleares y marcapasos, sean víctimas de ataques cibernéticos. Esto es algo que el investigador pide sea tomado en cuenta, puesto que la tendencia a utilizar dispositivos electrónicos dentro del cuerpo humano está en aumento.


"Nuestra investigación demuestra que es posible comunicar, almacenar y manipular datos en los implantes. Los beneficios de este tipo de tecnología tienen sus riesgos", afirma el profesor Mark Gasson. Si bien el implante que posee el académico no es indispensable para su vida, otros dispositivos susceptibles de infectarse con virus de computadora incluso llegan a tener la importancia de un corazón para ciertas personas.


Respecto a su experiencia, Gasson agrega: "Al igual que las personas con implantes médicos, después de un año de tenerlo, lo siento como parte de mi cuerpo. Si bien es emocionante ser la primera persona infectada por un virus informático, encuentro que esto viola mi intimidad, porque el implante está íntimamente conectado a mí y la situación está fuera de control". Así lo informa el periódico francés Le Figaro en su versión electrónica.

No hay comentarios: