lunes, 15 de marzo de 2010

¿Es un avión? ¡No! Tecnología mexicana hace volar al hombre


Sin necesidad de usar alas, un cinturón y un par de propulsores permiten a cualquier persona elevarse y recorrer los aires. Por un precio de 90 mil dólares, este dispositivo está ya a la venta

¿Cuántas veces nos has querido tener alas para volar sobre un insufrible mar de personas? o ¿sobre un mar de coches? La compañía neozelandesa Martini ha puesto al fin a la venta esta tecnología que tiene raíces mexicanas, aunque su precio es de 90 mil dólares. Así lo reporta el sitio electrónico de la revista especializada en ciencia y tecnología Wired.
Capaz de atravesar los cielos para transportar a las personas,
el avión es uno de los pocos inventos que han saciado las ganas del hombre de volar. Un aparato que ha sido capaz de elevar al ser humano del suelo, es el Jet Pack o cinturón volador, el cual fue utilizado y popularizado por la historieta de Buck Rogers en los años veintes.
Durante la apertura de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, los asistentes a la ceremonia de inauguración, pudieron ver una demostración de esta tecnología creada por Powerhouse Productions y manejada por los "hombres cohete", la cual consta de una máquina que se coloca en la espalda y utiliza un motor de propulsión chorro que permite realizar a las personas proezas como la del siguiente video:

En México el científico Juan Manuel Lozano Gallegos, inventó el Cinturón Volador. La tecnología empleada por Lozano para hacer volar el Rocket Belt, es un motor de cohete que funciona através de peróxido de hidrógeno (combustible principal), el cual es retenido en dos tanques. De igual forma cuenta con un tercer tanque de nitrógeno el cual presuriza el peróxido de este aparato. Cabe destacar que el gas que emite este aparato es oxigeno y vapor de agua por lo tanto no contamina.
Tecnología Aeroespacial Mexicana (TAM), es el nombre de la empresa que dirige el mexicano Juan Manuel Lozano. Desde 2005, se dedica a producir el Rocket Belt, el cual tiene un peso de 70 kilogramos con combustible y de 30 con el tanque vacío. La fabricación de estos "cinturones" le lleva a Lozano alrededor de tres meses.
Producto de una mejora del primer Rocket Belt
creado en los años 60´s por la empresa norteamericana Bell, el Cinturón Volador mexicano, le ha dado la vuelta al mundo; sobre todo con la incursión de la primera mujer piloto de estos aparatos. La única Rocketwoman es la hija del inventor mexicano, Isabel Lozano.

No hay comentarios: