lunes, 20 de octubre de 2008

Bisexualidad, ¿entre azul y buenas noches?


Es una preferencia que genera muchos mitos y prejuicios, pues se cree que es estar indeciso y no saber “cuál bando elegir”

La naturaleza es sabia, eso dicen muchos cuando justifican algo, cuando prefieren evitarse explicaciones, pues "por algo pasan las cosas". En la sexualidad es algo similar, hay hombres y mujeres, "así debe de ser, pues las personas están hechas para procrear". Por eso, cuando sabemos que hay otras preferencias, hay quien pone el grito en el cielo y rechaza tajante otra posibilidad.
El tema de la bisexualidad es acompañado de numerosos mitos, aún más que la homosexualidad, aunque poco a poco cobra aceptación. No es nuevo hablar de bisexualidad, pero es cierto que hay pocos estudios acerca de ella. Freud plantea que todas las personas son bisexuales por naturaleza y que conforme pasa el tiempo se vuelven homosexuales o heterosexuales; dicha postura puede tener algo de cierto, pero también errores.

"La bisexualidad es una de las tres preferencias u orientaciones sexuales que tienen las personas; es la mayor atracción afectiva y erótica; la primera porque hay cariño, amor, ternura y la segunda porque lleva sensaciones placenteras o erotización. Por lo tanto, la bisexualidad es la preferencia que incluye el gusto por los dos sexos, masculino y femenino."

Se cree que los bisexuales son personas no definidas, que están en esa preferencia porque no saben si les gustan los hombres o las mujeres; también que son homosexuales reprimidos y que temen aceptarse; que si alguien se cree bisexual debe decidirse, además de que el tener relaciones sexuales es la forma correcta para escoger.
"Todo eso es mentira, las personas bisexuales pueden comprometerse con uno u otro sexo, la mayoría van por etapas, andan con chavos y después con chavas. Puede ser complicado para una persona asumirse, pues si se da cuenta que tiene atracción por alguien de su mismo sexo, se puede asumir como homosexual, aunque a veces prueban y entonces se dan cuenta que les gustan los dos."

"Cada preferencia tiene variantes, no es sólo decir soy hombre heterosexual y me gustan las mujeres, o soy hombre homosexual y me gustan los hombres; se hacen unas preguntas que arrojarán como resultado tu preferencia; es importante señalar que para definirse no hace falta tener una experiencia sexual, pues muchos desde niños saben qué les atrae."

Cabe destacar que una persona bisexual puede vivir perfectamente con la persona de su elección; si es hombre puede formar una familia con una mujer, pero eso no significa que deje de lado su gusto por los hombres. Y hay que dejar en claro que bisexual no es sinónimo de infiel, puedes estar con un hombre o con una mujer, pero no con los dos.
En caso de tener algún "episodio" de tipo homosexual, el sexólogo recomienda que si eso los hace dudar, lo trabajen y lo clarifiquen, pues puede ser indicio de que no se esté yendo por el camino deseado. Hay que asumirse "esto permitirá poder tener un proyecto de vida".

No hay comentarios: